FAIL (the browser should render some flash content, not this).
GLAUCOMA

El ladrón silencioso de su visión

El glaucoma es una condición que se caracteriza por la pérdida de la visión debido al aumento de la presión dentro de los ojos y daños al nervio óptico. Aunque los distintos tipos de glaucoma también ocurren en jóvenes y hasta en recién nacidos, es una de las principales causas de ceguera en personas mayores. Desafortunadamente, el tipo más común de glaucoma no es fácil de diagnosticar ni presenta síntomas hasta que ya es demasiado tarde, por lo que se conoce como "el ladrón silencioso".

La alta presión del ojo causa daño a las células que forman el nervio óptico, que es la estructura responsable de transmitir la información visual desde el ojo hasta el cerebro. La presión del ojo aumenta cuando el fluído dentro del ojo no puede salir por el ángulo de drenaje. El daño del glaucoma es progresivo, se pierde primero la visión periférica (visión de los lados), luego se reduce la visión central; y de no ser tratada a tiempo, puede terminar en la pérdida total de la visión.

Los signos y síntomas dependen mucho del tipo de glaucoma, pero en la mayoría de los casos, y particularmente en la etapa temprana son prácticamente imperceptibles. En la etapa avanzada de la condición, el síntoma principal es la pérdida de la visión, dificultad para enfocar objetos, aureolas alrededor de la luz y necesidad de cambiar espejuelos frecuentemente.

No existe una manera simple y rápida de diagnosticar el glaucoma. La medida, o la toma de la presión intraocular, aunque es un aspecto muy importante, sólo ofrece indicios muy superficiales que no cubren todo el cuadro necesario para un diagnóstico. Para determinar la existencia del glaucoma, es necesario que el paciente se haga un exámen oftálmico completo respaldado por pruebas especializadas como una gonioscopia, pruebas de campos visuales, tonometrías y otras. También es necesaria una buena evaluación del nervio óptico.

Las personas con mayor riesgo de sufrir esta condición son personas con historial de glaucoma en la familia, personas sobre los 40 años de edad, personas que hayan sufrido algún trauma (golpe) en los ojos, personas con diabetes y las personas con un alto grado de miopía. También están en alto riesgo las personas que han utilizado medicamentos con esteroides por tiempo prolongado y las personas de la raza negra, ya que varios estudios han demostrado que la incidencia de glaucoma es mayor entre las personas de esta raza.


Volver


Busque en Nuestro Directorio
Indique nombre o pueblo
Nombre:
Pueblo:

Presione aquí para acceder el Área de miembros


Inicio ¿Quienes Somos? Temas de Salud Noticias Contáctenos